La importancia de la hidratación

Aunque a día de hoy todavía se le considera como la hermana menor de la alimentación, la hidratación juega un papel fundamental dentro de la nutrición, especialmente la deportiva, y de la salud general. Como ahora, en épocas de calor, se vuelve la principal protagonista en cualquier actividad deportiva.

Así, al mismo tiempo que hay que comprometerse con una alimentación saludable, una hidratación adecuada, de forma constante a lo largo de todo el día es de vital importancia para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. La ingesta de líquidos es fundamental para mejorar el rendimiento físico así como al mantenimiento adecuado de las funciones cognitivas.

A cada edad corresponde una hidratación

La ingesta de líquidos diaria que recomienda la EFSA (European Food Safety Authority) en su estudio es de unos 2.5 litros para hombres y 2 litros para mujeres. Para los niños estos valores varían en función de la edad. Así, de 4 a 8 años es de 1.6 litros/día y de 9 a 13 años entre 1.9 y 2.1 litros/día.

Se recomienda una ingesta diaria de líquidos de 2.5 litros para hombres y 2.0 litros para mujeres

¿Y porque es tan importante la ingesta de líquidos de forma continuada? El agua es un nutriente fundamental para nuestro organismo y que lo obtenemos a través de los alimentos y bebidas que tomamos a lo largo del día. Pero a diferencia de otros nutrientes, no es posible almacenarlo en el organismo. Cada día perdemos entre 2 y 2.5 litros de agua, esta cifra se incrementa notablemente en cuanto realizamos algún tipo de actividad física.

Se recomienda que entre le 70 y el 80% del agua provenga de bebidas y el resto, entre el 20 y el 30% provenga de los alimentos. Es fundamental mantener un nivel de hidratación adecuado.

Beber sin esperar a tener sed

Para evitar estados de deshidratación, los expertos recomiendan beber líquidos sin esperar a tener sed. Aunque es una premisa sencilla, son muchas las personas que solo beben líquidos cuando tienen sensación de sed, lo que podría implicar que se produzca cierta deshidratación en el organismo, y muy especialmente si se está desarrollando alguna actividad física.

La concienciación de la población sobre la importancia de mantener un nivel de hidratación adecuada ha crecido en los últimos tiempos. Con una deshidratación de tan solo el 2% pueden resultar afectados habilidades cognitivas como la memoria, la atención o la coordinación. Con niveles superiores de deshidratación se produce una disminución de la capacidad de alerta y concentración a la vez que aumenta la fatiga, somnolencia y el cansancio.

Cuanta más actividad física, mas ingesta de líquidos

En una sociedad como la nuestra donde cada vez nos preocupamos mas por nuestra salud, la practica deportiva se ha convertido en un hábito, salir a correr ya no es cosa de unos pocos y cada vez son mas las personas que practican el running.

No solo hay que hidratarse durante el ejercicio, sino también antes y después del mismo

Es necesario concienciarse que las personas que realizan alguna actividad física con intensidad deben mantenerse correctamente hidratadas, pero no solo durante el ejercicio, sino también antes y después de la actividad física. Además, todos aquellos que participan en carreras o competiciones de larga duración, deberían tomar bebidas especialmente concebidas para deportistas, que contienen además de líquido una combinación de hidratos de carbono y electrólitos que compensan el desgaste que produce el ejercicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *